Como Para el Señor

Todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el señor y no para los hombres.
Colosenses 3:23

Las personas en el mundo juzgan de manera agobiante a un cristiano, están atentos a las dificultades y errores que puedas cometer, todo con la intención de criticarte o hacerte sentir mal para que puedas sentir vergüenza y así alejarte de los caminos de nuestro Señor.

Cuando eso sucede en un cristiano tiende a tomar una de dos decisiones; o doblan rodillas y se acercan cada vez mas a Dios, o empiezan a ocultar su verdadera personalidad y empiezan a actuar delante de otras personas ocultando así sus defectos, y actitudes que aun no fueron cambiados y ¿cómo es que tiene que vivir una persona en Cristo?

Querido lector te quiero decir que nuestro Dios quiere que vivas con honestidad y la honestidad habla de transparencia, estamos en una lucha constante entre nuestra carne y lo que Dios quiere que seamos; Dios quiere que vivas sin mascaras, debemos ser tal cual, porque si te pones a pensar y es que a las personas puedes engañar pero no al Dios que todo lo sabe, todo lo ve, y todo lo que hagas hazlo como para Él para su gloria, hacerlo desnudos sin nada que ocultar y anhelando cada día ser diferente, ser como Él quiere que seamos.

Durante tu día a día también debes vivir con intensidad y la intensidad habla de excelencia, es todo aquello que haces sabiendo que es todo lo que puedes poner de tu parte, significa que no debes buscar ser elogiados por personas o tus lideres, sino, ante Dios como para Él; la intensidad también habla de perseverancia de todo esfuerzo.

Pues déjame decirte que también desde el día en que tus ojos fueron abiertos a la luz del evangelio pues Dios puso en ti un propósito, nuestro Dios es un Dios de propósito, todo lo que hizo lo hizo con un propósito, y tienes que buscar el propósito de Dios en tu vida en todo lo que estés haciendo y solo así hallaras excelencia en todo lo que haces porque al no buscar y hacer el propósito que Dios puesto en tu vida no estarías haciendo las cosas como para el señor, y también te quiero decir que Dios nos creo para representarlo, para tener su semejanza, su imagen, si bien es cierto sabemos que la desobediencia de adán truncó eso pero en Cristo estamos en la restauración de ese propósito.

En resumen quiero decirte que todo lo que hagas en tu día a día no lo hagas para agradar a personas, todo lo que hagas hazlo de corazón, de corazón como para el Señor.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *